domingo, 27 de febrero de 2011

la acupuntura como remedio para el estres




Acupuntura: (del latín, acus:aguja y punjere:punción) técnica que trata la inserción y manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar.

Hace unos días me encontraba en un pueblo del norte de España y comencé una conversación con una persona sobre la acupuntura; él, enojado, señaló que “todas esas cosas” eran un fraude y que había que denunciarles y bla, bla, bla.
Bueno, él está en su derecho de pensar de esta manera.
Sin embargo, lo que nos hace inteligentes a los hombres es nuestra capacidad para observar y sacar conclusiones basadas en nuestra propia observación.


Hace algo así como un par de miles de años los chinos comenzaron a desarrollar todo este conocimiento de la acupuntura, especialmente como medicina preventiva; se dice que los médicos chinos de aquella época se encargaban de mantener sanas a las personas a su cargo y, si éstas enfermaban, su prestigio caía por los suelos.
Hoy en día, la Organización Mundial de la Salud reconoce la validez de la acupuntura para el tratamiento de diferentes enfermedades, especialmente crónicas; de hecho ya valida su eficacia  para tratar más de 50 enfermedades.
La funcionalidad de la acupuntura se ha aceptado tan ampliamente en oriente que ya se imparte como Master en prestigiosas universidades europeas y estadounidenses.

Básicamente, se postula la existencia de 12 canales o meridianos que fluyen a lo largo de nuestro cuerpo, conectando diferentes órganos y sustancias celulares; cuando en alguno de estos meridianos no fluye adecuadamente la energía, tenemos dolor o tenemos enfermedad. Mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos el acupuntor logra equilibrar este flujo, con la consecuente mejora del paciente.

A partir de estos conocimientos, y usando las técnicas más avanzadas en nano-tecnología, Lifewave consiguió poder comunicarse con el cuerpo, estimulando suavemente diferentes puntos de acupuntura a través de unos parches no transdérmicos.

¿Y qué le dicen al cuerpo estos parches?
Que se equilibre.
Que equilibre su energía.
Que produzca él mismo la cantidad de antioxidantes que necesite.
Que produzca él mismo la cantidad de melatonina que necesite para lograr un sueño reparador.
Que baje la inflamación en una zona dolorida.
Y que reduzca el estres y la ansiedad.

Todo esto se traduce en un nuevo método asombroso para mejorar nuestro bienestar.

Si leyera esto la persona del norte de España con la que empezaba este artículo, montaría en cólera; pero, de nuevo, somos lo suficientemente inteligentes como para comprobar las cosas por nosotros mismos, y sacar nuestras propias conclusiones.  
Pincha aquí para más información.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada